La ergonomía nos va a ayudar a realizar estas labores con un menor riesgo de sufrir algún tipo de lesión en nuestra espalda.

Muchas de las tareas en Limpieza Viaria suponen un gran esfuerzo para la espalda. Hay diversas maneras de protegerla al barrer.

Al barrer, asegúrese de que la longitud de la escoba (mango y zona de pelo) es suficiente como para que alcance el suelo sin que se incline.

Si no es así, cambie el palo o la escoba completa, porque le será imposible utilizarlo sin sobrecargar su columna. Las manos deben poder sujetar la escoba manteniéndose entre la altura de su pecho y la de su cadera.

Al barrer, mueva la escoba lo más cerca posible de sus pies y hágalo tan solo por el movimiento de los brazos, sin seguirlos con la cintura, asegurándose de que su columna vertebral se mantiene constantemente vertical y no inclinada.

Y sobre todo, no te “cortes” en exigir a tú mando superior la herramienta acorde a tu tarea y si esta tiene desgaste o está rota tiene la obligación de suministrarte la misma, recogido en convenio.

La postura corporal es un buen comienzo para estar en forma.

Sugerencias, por Montobán:

  • Hay que intentar mantenerse como si se caminara por una pasarela.
  • Conviene no permanecer en una misma postura más de 30 minutos. Pasado ese lapso hay que ponerse de pie y estirar las articulaciones.
  • Al levantarse, la fuerza debe provenir de las piernas y la espalda debe mantenerse erguida.
  • Cada vez que se pase frente a un espejo, es bueno fijarse bien cómo se está de pie o cómo se camina, para enderezarse si no se está de manera recta.
  • Conservar ambos pies plantados en el piso cuando se encuentre de pie. El hábito de descargar el peso sobre una pierna mientras se está de pie puede dar inicio a una curvatura indeseable de la espalda.